octubre 24, 2015

_

George Barnaby    [El Abogado]

George Barnaby siempre tuvo la necesidad de control – control de su vida y de sus alrededores. Es por eso que, luego de pasar un mes en prisión a la edad de 19 por un crimen que no cometió, George se convirtió en abogado.

Poseyendo una mente aguda y una personalidad carismática, encontró que sobresalía en su campo elegido y pronto ascendió a una posición de poder y riqueza. George disfrutaba el reto de practicar leyes, y los años pasaron girando en un desenfoque agradable hasta que estuvo listo para retirarse. Pensó que él y su esposa, Maria, podrían comprar un barco y navegar alrededor del mundo.

Eso fue la noche anterior a cuando su hogar fue invadido, su esposa asesinada, y su casa quemada hasta los cimientos por dos hombres que portaban extraños amuletos.

Ahora, ha rastreado a estos hombres hasta la ciudad de Arkham. Pagarán por haberlo hecho sentir impotente, y por llevarse a su querida, su dulce Maria. Después de todo, si hay una cosa por lo que los abogados son conocidos, es por cobrar las deudas que les deben.

Arkham Horror _______


George tenía una larga Carrera como abogado hacienda que quienes se lucraban con el sufrimiento humano respondiesen ante la ley. Hace poco, George se jubiló y se compró un barco para viajar por el mundo con su querida esposa Maria, pero todo cambió una mañana en Bombay. George salió del barco para ir a por el desayuno. Mientras volvía, pasó junto a unos occidentales que iban todos vestidos con trajes negros y con anillos de plata con la imagen de un cráneo. Dentro del barco, encontró el cadáver de Maria rodeado de símbolos ocultistas. Ahora, su única razón para vivir es buscar justicia para Maria.

“Creo en una ley superior. Creo en la justicia verdadera.”

Eldritch Horror _______



[Carta Historia Personal]
 

María Mi dulce María Lo siento, María

"Bueno, María, los he rastreado, así que parece que es todo. O te veré pronto o tal vez no tanto. Si te veo o no, cuidate, mi amor."
George revisó sus armas una última vez, luego siguió adelante, los ojos firmemente fijos sobre sus objetivos.
"Eso es, amor. No volverán a molestar de nuevo a nadie más." "Lo siento, María. Al final, simplemente no pude hacerlo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario